La historia de la terapía del campo magnético

Ya en el antiguo Egipto y china los imanes permanentes de hierro se han utilizado con fines medicinales. Incluso en la medicina tradicional de la India ya se usaron 600 antes de Cristo imanes para la eliminación de las puntas de flechas.

Como fundador de la terapia moderna del campo magnético es Paracelso (1493-1541). Él atribuyó la capacidad de incrementar la vitalidad de la gente al imán. También trató diferentes enfermedades con imanes.

Los intentos de hacer usable los campos magnéticos artificiales para la medicina hiecieron entre otros los físicos Michael Faraday (1791 - 1867) y Luigi Galvani (1737 - 1798). Faraday explicó el proceso de la inducción electromagnética. Galvani investigó la interacción de las funciones biológicas y electricidad. Ató las ancas de ranas muertas a la rejilla de alambre en su balcón, observando como las ancas de rana se movieron en contracciones durante una tormenta eléctrica.

Alexander Volta (1745 - 1827) explicó la interacción entre la química de los fluidos del cuerpo y los procesos bioeléctricos. Los procesos metabólicos, ya que también el movimiento del músculo subyacente, se deben a cargas eléctricas, cuales puede crear nuestro cuerpo. Por efectos eléctricos y electromagnéticos externos, se puede influir este campo eléctrico.

El físico Pierre Curie (1859 - 1906) descubrió el principio del "efecto piezoeléctrico". Esto significa una curación acelerada de fracturas de huesos con la ayuda de los campos electromagnéticos. Este principio se sigue utilizando hoy en día en el tratamiento médico de las fracturas de huesos.

Al fluir la corriente eléctrica por anillos o bobinas, se creó por primera vez campos magnéticos artificiales. La terapia moderna de campos magnéticos pulsantes se basa en este principio. El doble ganador americano del premio Nobel Linus Pauling, C. (1901 - 1994) tuvo una influencia significativa sobre la justificación científica y el desarrollo de este método. Demostró que el pigmento rojo rico en hierro de hemoglobina roja de la sangre posee propiedades magnéticas (Premio Nobel de Química 1954).

Hoy en día, los campos magnéticos se utilizan de muchas diferentes maneras para el uso médico. Oskar Gleichmann inventó un dispositivo con el que afecta al cuerpo con un vibrante de gran campo y una bobina de inducción. El doctor Warnke llevado a cabo investigaciones en el campo de los "efectos de los campos electromagnéticos y las vibraciones, incluyendo la luz sobre los organismos". Prof. Kafka desarrolladó finales de los 90 la "regulación electro-orgánico-magnético". Estos resultados se encuentran en constante desarrollo y son utilizados para nuevos dispositivos terapéuticos y diagnósticos.